Qué es Storytelling y cómo conectar con tu audiencia a través de las historias

¿Qué es storytelling?

¿Cuál es tu historia preferida? Todos tenemos una que contar. Desde hace casi 20 años se empezó a desarrollar una nueva forma de marketing, un concepto innovador que permite humanizar las estrategias que anteriormente se venían desarrollando con el objetivo de entender mejor el proceso de la toma de decisiones, y los hábitos de los consumidores.

El Neuromarketing empezó a tomar protagonismo. Dentro de este, el Storytelling se ha integrado como una fuente que conecta al público objetivo con la marca usando como nexo una historia y las emociones que le acompañan.

¿Qué es el Neuromarketing?

Es uno de los conceptos más vigentes, ha cambiado y humanizado el Marketing actual. Este concepto se asocia a la explicación biológica de la toma de decisión de compra, en nuestro caso hablamos de conversiones.

Y es que por muy técnico que nos pueda parecer, «nuestro cerebro está alimentándose de emociones y experiencias inconscientemente», condicionándonos en la manera en la que nos comportamos. Es decir, nos encontramos expuestos a una cantidad de estímulos que son capaces de desencadenar conductas.

Storytelling

El Neuromarketing es una técnica que en base a estudios científicos determina la mejor opción para optimizar el proceso de adquisición partiendo de la conducta de los usuarios. En este sentido, la clave está entonces en cómo nos comportamos.

Se basa en estudiar los estímulos, nivel de atención y la respuesta de los consumidores. Se basa en tres conceptos clave: la atención, la memoria y la emoción.

Al surgir esta rama del marketing contemporáneo los profesionales de este área conocen las diferentes estrategias para lograr potenciar acciones que disparan en nuestro cerebro incentivos que nos mueven a tomar una decisión.

Existen 3 grupos de acciones de neuromarketing, estas son:
Neuromarketing Visual

Es el que tiene que ver con lo que percibimos a través de nuestros ojos y la manera en la que lo asocia nuestro cerebro. Un claro ejemplo sería los precios terminados en 0,99 €, con esto el consumidor tiende siempre a valorar el precio más bajo. Otro ejemplo es la asociación de imágenes a la satisfacción de necesidades básicas.

Neuromarketing Auditivo

Se basa en los estímulos auditivos. La música es un buen ejemplo de ello, no es un factor que va a ser definitivo en la decisión del cliente pero si es cierto que puede influir en su estado de ánimo, llegando a generar una asociación en la mente del consumidor que aumenta los beneficios de un determinado producto y finalmente incita a la compra; como es el caso del sonido al morder unas patatas fritas o de abrir una lata de refrescos.

Neuromarketing Kinestésico

Este tiene que ver con el gusto, el olfato y el tacto. Veámoslo con un ejemplo directamente: en la actualidad es frecuente que muchas tiendas de ropa tengan su propia fragancia para ambientar sus locales, lo que también da un extra a la definición de la marca en el cliente, no es solo la marca, el local físico sino que también se asocia a un olor característico que además podemos comprar.

También es el caso de la estimulación del gusto en tiendas de alimentación o restaurantes donde el uso de imágenes de altísima calidad pone a funcionar nuestras papilas gustativas.

En esto se basa el Neuromarketing, en crear estímulos que desatan acciones, sentimientos, emociones que favorecen a la decisión final, generando una conversión.

¿Qué es el Storytelling?

Todos hemos ido creciendo escuchando a nuestros padres contarnos historias, leernos libros para dormir…a medida que crecemos nuestro cúmulo de cuentos, leyendas y demás alternativas narrativas van formando parte de nuestra memoria y en cierta forma consolidan conceptos dentro de nuestro cerebro.

El «arte de contar historias» si, el Storytelling es una técnica dentro del mundo del Neuromarketing que consiste en conectar el público objetivo con un mensaje que transmite emociones y marcan la diferencia en la consciencia del usuario.

Ahora mismo el Storytelling es una de las grandes alternativas dentro del abanico de estrategias del Marketing. Es de las apuestas que podemos hacer más fuertes para destacar frente al gran volumen de información, de oferta y de acciones de marketing a las que los usuarios o clientes están expuestos.

Es brutal el poder que tiene de impacto: la magia y cercanía que consigue crear.

El Storytelling genera y consolida un vínculo con nuestra audiencia, ya que humanizamos nuestro mensaje. Conseguimos enganchar al otro, que preste atención, y que sensorialmente pueda vivir lo que le contamos, además dándole la libertad de imaginar y darle un significado especial.

¿Cuáles son los elementos infalibles del Storytelling?


Ya sabemos qué es Storytelling. Como imaginarás, al igual que cualquier obra de narración o historia cuenta con elementos que son característicos y le dan forma, estos son:

Story ( Mensaje):

Es el tema o el argumento sobre el que gira la trama de la historia, es decir la trama o misiva. A través de este elemento se comunica la intención, esta puede ser: crítica, reflexiva, didáctica, emocional, práctica. En cualquiera de los casos es la idea que se transmite.

Es importante tener en cuenta que en la medida que el mensaje sea claro y fuerte, este será capaz de traspasar las barreras de comunicación, de esta forma cumplirá el cometido de impactar espontánea y genuinamente a nuestra audiencia, permaneciendo así en su memoria.

Telling:

El telling la forma en la que la historia es presentada, cómo llega al usuario. Va mucho más del acto de la narración, incluso más allá de la modalidad del narrador.

Quizá es una de las piezas claves este asunto ya que, es determinante para conseguir que nuestro mensaje sea efectivo y captado por quienes son interesantes para nosotros. Un buen «telling» es la base para que el contenido tenga valor y este presente en nuestro público objetivo.

Ambiente:

Las historias siempre están desarrolladas en algún lugar. Además en este se incluyen también temas como el tiempo, el contexto en el que se desarrolla la historia. Este elemento es determinante para que la audiencia se sitúe y comprenda mejor la historia.

Personajes:

Son los encargados de dar vida a la historia, por lo general están definidos por arquetipos que forman parte de nuestra sociedad.

Cuando hablamos de arquetipos hacemos referencia a las diferentes características de personalidad que se presentan cotidianamente, algunos son: el inocente, el ser común, el explorador o audaz, el inspirador, el pasional, el divertido, el paternal, el creativo, el prestigioso, el competitivo.

Ellos van directamente ligado a la personalidad de nuestra marca dentro del Storytelling.

Conflicto:

Es importante valorar y tomar en cuenta que no todo Storytelling es una narración, es decir no siempre cuenta algo, pero si muestra…el conflicto en el Storytelling son las acciones desencadenantes de cada hecho narradas o no… Este es uno de los elementos en conjunto con los personajes, que origina mayor interés y enganche en la audiencia, ya que es de los más tangibles.

Es el desafío, los contracorrientes y el giro de la historia, que detona la comunicación de la idea más importante al público objetivo.

Ventajas de implementar una estrategia de Storytelling en tu Plan de Marketing Digital

«Lo que construye una marca no es el mensaje, es la experiencia que se vive con ella.»

Alex Pallete

Más allá de todo lo que implica desarrollar una estrategia de Storytelling en tu Plan de Marketing, en la actualidad implementar este tipo de acción resulta claramente impactante en la actitud, el «feeling» y el vínculo que logramos crear con nuestra audiencia. Y es que dejamos de centrarnos en el ámbito de generar solo conversiones y vamos más allá.

Son numerosas las ventajas que obtenemos como marca, te dejamos aquí descritas las más importantes:

Storytelling Aumentamos la sensibilidad de la audiencia

El arte de contar historias, el Storytelling es capaz de crear conexión emocional entre la marca y su público objetivo. A lo que hacemos referencia es a la importancia de crear ese vínculo tan especial y cercano.

Resulta evidente que cada marca tiene una personalidad, unos valores que transmitir, pero si no trabajamos y mostramos eso, lo que nos diferencia de nuestra competencia podemos pasar desapercibidos.

Fidelizamos a nuestro público objetivo

Es prácticamente lo que nos pasa en la vida cotidiana cuando sentimos confianza en alguien. Esa sensación va más allá de lo que podemos definir con palabras, cuando logramos conectar con la esencia del otro también nos conectamos con nosotros mismos, consiguiendo así crear empatía y seguridad.

Es lo que pasa con las relaciones que tenemos con nuestras marcas preferidas: y es que no solo las preferimos o escogemos por su calidad, los beneficios que nos aportan, las necesidades que cubren, sino que vamos aún más allá, nos transportamos a la emoción y a la experiencia que vivimos a través de ella.

Estamos presentes

Vamos a hacer un ejercicio: sin hacer ningún esfuerzo ahora mismo recordarás algún anuncio que está en tu mente. A medida que has leído este post. ¿Por qué pasa esto?

La historia que nos haya emocionado, que nos motiva y conecta con nuestros valores y nuestra personalidad, incluso con nuestra historia personal o una muy cercana se queda almacenada en nuestro cerebro, y detona cuando la recordamos emociones y vivencias que en nuestra mente ocupan un lugar.

Podemos ser virales

En este apartado podemos hablar de la originalidad, es evidente que cada persona y cada marca tiene personalidad y una forma única de comunicarse. Es claramente una especie de superpoder que nos diferencia de los otros.

Si tu marca desarrolla una estrategia de Storytelling original, creativa, cercana, y que principalmente defina a través de su mensaje y los personajes lo que es, lo que le distingue, será capaz de llegar a sorprender y animará a tu audiencia a compartir con sus contactos tu historia.

Qué no debe faltar en tu Storytelling


Ahora vamos a ver algunos elementos que no deben faltar en tu estrategia de Storytelling para que funcione, cumplas tus objetivos y sobre todo aumenten tus conversiones a través de tu contenido.

Los valores de tu marca

En los últimos tiempos nos parece estar bombardeados de información y de estímulos. Pero lo importante en esta situación es que al igual que las personas las marcas también tienen valores desarrollados que definen lo que son y la percepción que la audiencia tiene de ellas.

Es evidente que a medida que mostramos quienes somos, lo que nos mueve, logramos hacer que el receptor del mensaje también se identifique y cree una relación con nosotros. La empatía y el poder de darle al usuario la oportunidad de identificarse con nosotros y con nuestro mensaje es prácticamente mágico.

La chispa que desencadena la emoción

Esa chispa, es la misma que tenemos cuando conectamos con el lado más humano, cuando hablamos de cualquier tipo de relación humana.

Esto puede depender del lenguaje que usamos para comunicarnos, del significado del mensaje que transmitimos en el momento presente del usuario, del canal que usamos para enviarlo o mostrarlo, el estado de consciencia que logramos despertar, y de muchos otros elementos en los que basamos nuestras emociones.

Aportar algo positivo

Lo que no aporte que no importe, esta premisa lo deja en evidencia, y tan claro como el agua. Transmitir algo positivo, que enganche con tu público es sin duda una de las cuestiones que debes incluir en tu Storytelling. Esto le dará más valor al mensaje, significará más quedándote en ventaja sobre tu competencia, será la estocada final para cautivar a la audiencia.

Fuente: www.hoymarketing.com | Autora: Sofi Gil Salgueiro