Qué es Storytelling y cómo sacarle partido en redes sociales

Storytelling

Contar historias. Estas dos palabras resumen la esencia del storytelling. ¿Cuántas veces has oído un relato para saber qué pasaba al final? Habitualmente estamos bombardeados por historias que provienen de diferentes canales. Conseguir enganchar a alguien y que preste atención a lo que decimos es clave, sobre todo para las empresas y especialmente en redes sociales. A continuación, te explicamos qué es storytelling, ¡no te lo pierdas!

Qué es el storytelling

El storytelling es una estrategia mediante la cual contamos una historia para conseguir un determinado fin: informar, motivar, conocer opiniones, vender… Las redes sociales son un canal de comunicación más directo e inmediato. En él, los usuarios además de informarse sobre los productos de la compañía exponen sus dudas, quejas, comentarios etc, favoreciendo el feedback entre ambos.

Es precisamente la venta la acción que más dificultad presenta para las compañías. ¿Cómo lograr que los usuarios no se sientan invadidos y se marchen? ¿Son las redes sociales un buen medio para contar historias?

Storytelling: el arte de comunicar contando historias

No hay que confundir storytelling con hablar sobre qué hace nuestra marca o qué ofrecemos. Lo más relevante de esta técnica es que las empresas cuenten historias de valor, que sean interesantes para los usuarios y que les aporte algo más que un contenido meramente corporativo. Se trata de crear emoción y un vínculo con quienes te están leyendo a través de las redes sociales, no hay que limitarse a transmitir un mensaje.

El storytelling hace posible que el usuario se cree en su mente la historia que le están contando. Si por ejemplo le cuentas a alguien cómo ha sido tu último viaje, dándole detalles de tu experiencia y de cómo te sentiste (no sólo de a dónde fuiste y qué pudiste ver), el receptor acabará percibiendo esa sensación e incluso acabará recordándola a largo plazo.

Aspectos a tener en cuenta antes de crear tu historia

QUÉ QUIERES CONTAR.
Define bien el tema de la historia con la que pretendes conectar con los usuarios. Las vivencias personales son una buena herramienta de engagement: cómo surgió la empresa, cómo es el día a día… permitirá ofrecer una visión interna a los clientes. También puedes contar historias actuales que estén vinculadas con la marca.

QUÉ OBJETIVO PRETENDES.
No todas las historias cumplirán del mismo modo un fin. Habrá que encontrar cuáles son las más óptimas para un determinado momento; así la huella generada en los usuarios será mayor.

QUIÉN INTERVIENE.
No es lo mismo contar una historia anónima que ponerle nombre y apellidos a sus protagonistas. Esto permitirá que determinados usuarios se identifiquen más rápidamente y se vean reflejados en ellos.

A QUIÉN TE VAS A DIRIGIR.
Fija tu público objetivo, no todos nos comportamos igual o buscamos lo mismo. Estudia cómo se comportan tus clientes en redes sociales.

FASES DE LA HISTORIA.
Es importante fijar el hilo conductor de la historia y definir su estructura. Presentación del relato y los personajes, ir introduciendo hechos, climax o punto fuerte de la historia, resolución de las acciones secundarias y conclusión de la acción principal, moraleja y fin.

Cómo incorporar el Storytelling en tu estrategia de social media
Para conseguir crear interés y conectar con los usuarios de redes sociales, en tu Storytelling debes seguir estos consejos:

Cuenta tu día a día.
Un aspecto que valoran mucho los clientes gira en torno a todo aquello que sucede a diario en tu empresa y que no le prestas atención.

Identificación.
Si vamos a contar una historia sobre algún miembro del equipo o pretendemos lanzar una nueva campaña, mostrar a su creador ayudará a captar la atención. Los usuarios quieren ponerle cara a quienes forman parte de la marca a la que siguen a través de Facebook o Twitter.

Crea historias originales.
Sigue el esquema tradicional: planteamiento, nudo, desenlace. Dale vida a tu narración para llegar a los usuarios, haz que se emocionen y se interesen por lo que estás contando.

Interésate por tu audiencia.
Como señala Peter Guber, es mejor interesarse por conocer cómo es nuestro público y qué intereses tienen que hacerse el interesante. Si sabemos cómo se comportan en redes sociales, podremos definir mejor nuestras historias y conseguir nuestro objetivo.

Provoca interés.
No te limites a contar una sola historia y cerrarla. Haz que los clientes quieran saber más, que tengan ganas de volver para saber qué pasa. Utiliza avances, dale razones para que vuelvan.

Feedback.
Las redes sociales permiten una comunicación en doble sentido. Aunque cuentes la historia ellos también pueden participar y contarnos su propia vivencia con nuestra marca. Esto mejorará el engagement y traerá a más clientes.

Usa diversidad de formatos.
Vídeo, música, texto… Internet y las redes sociales ofrecen muchos formatos y canales con los que comunicarnos. Descubre cuál prefieren y lánzate.

Fuente: Marta Estaún – www.iebschool.com